Diez formas de relajarse en la naturaleza y reducir el estrés

Relajación en la naturaleza

Pasar tiempo en la naturaleza puede mejorar su salud y bienestar.

Sin embargo, los beneficios del tiempo en la naturaleza para su salud física, emocional y mental dependen de cómo realice esas actividades. Si tiene pensado salir al aire libre para relajarse, aliviar el estrés o la ansiedad, reorganizar sus ideas o mejorar su salud y bienestar, pruebe algunos de estos consejos para que la experiencia sea más completa.

Pasar tiempo en la naturaleza tiene beneficios innegables para la salud mental, como la disminución del estrés y la mejora de la memoria. Sin embargo, si se pasa el día pegada a una pantalla (de teléfono, computadora, etc.), quizá haya olvidado cómo relajarse en contacto con la naturaleza.

No se rinda, abrace uno o dos árboles y vuelva a casa. Hay muchas otras formas de sumergirse en la naturaleza y divertirse en el proceso. También tomará medidas para controlar el estrés.

A continuación le presentamos diez actividades relajantes en la naturaleza que rejuvenecerán su mente, desde las más sencillas hasta las más transformadoras.

  1. Disfrute del paisaje.
    Las películas basadas en imágenes generadas por computadora proyectadas en televisores 4K deslumbran nuestra imaginación, pero los espectáculos más alucinantes no siempre se encuentran en una pantalla. ¿Cuándo fue la última vez que se levantó temprano para ver el amanecer o intentó escalar la colina más cercana para ver la puesta de sol? El paisaje la preparará mentalmente para una mañana movida o la ayudará a aliviar el estrés después de un día ajetreado al acostarse.

  2. Pasear por la naturaleza
    Caminar es bueno para la salud, pero no todos los paseos son iguales. Caminar a velocidad de crucero por las calles urbanas no proporciona la misma satisfacción mental que hacer senderismo por una ruta local o sentir la arena de la playa entre los dedos de los pies. Tampoco es necesario que elija un destino específico, su objetivo no es caminar una distancia específica, sino sumergirse sin rumbo en una experiencia de descanso en el mundo natural que la rodea. Los japoneses lo llaman “baño forestal” y pueden ayudar a rejuvenecer una mente extenuada.

  3. Medite sobre la música.
    Y no se trata es ponerse los auriculares para escuchar algo. Deje en casa los aparatos electrónicos y escuche las melodías que ofrece la naturaleza: el murmullo de los arroyos, el canto de las aves, el viento en los árboles, los sonidos de animales ocultos escabulléndose entre la espesura. Es mucho más relajante que las bocinas de los autos y los avisos de mensajes de texto a los que está acostumbrado, y le ofrecen la oportunidad de meditar en un entorno tranquilo.

  4. Póngase en forma.
    Si tiene objetivos de estado físico, no hay un mejor lugar para trabajar en ellos que al aire libre. Disfrute del aire fresco mientras trota o camina y reserve la cinta para días lluviosos. (Aunque correr en un día lluvioso puede sentirse genial y mantenerla fresca). Por supuesto, no tiene que cubrir mucho terreno para hacer ejercicio. Muchos parques públicos cuentan con estaciones de ejercicio donde puede hacer estiramientos y calistenia, como sentadillas o flexiones de rodillas profundas. O considere el tai chi, para hacer ejercicio que beneficia la mente y el cuerpo.

  5. Pose en el paraíso.
    El yoga aporta muchos beneficios físicos, como estirar el cuerpo y fortalecer la musculatura abdominal. También la relaja. De hecho, si está rodeada de la belleza de la naturaleza, según los estudios, practicar yoga en la naturaleza puede aumentar el flujo de endorfinas y elevar el ejercicio a niveles completamente nuevos. Intente saltarse al gimnasio y convierta un parque con vistas en su estudio de yoga.

  6. Estudie al aire libre.
    Si tiene que estudiar o digerir material escrito, aléjese de las luces fluorescentes y lea al aire libre bajo el cielo azul. Los entornos naturales pueden mejorar las capacidades cognitivas, como la memoria y la resolución de problemas. Por lo tanto, si desea retener más información para un examen importante o dar con la forma de captar un cliente valioso en el trabajo, puede que le resulte más sencillo conseguir su objetivo rodeada de aves y árboles, en lugar de en compañía de otros estudiantes y compañeros de trabajo parlanchines.

  7. Prepare un pícnic.
    Cargue una cesta con sus alimentos saludables favoritos y disfrute de un almuerzo entre la flora y la fauna. Traiga a alguien. Un picnic es la forma perfecta de pasar tiempo de calidad con amigos y familiares sin las distracciones del mundo moderno. Además, la naturaleza facilita las relaciones sociales con otras personas, por lo que es el lugar perfecto para estrechar relaciones con sus seres queridos.

  8. Vaya de pesca.
    La pesca la lleva al aire libre, cerca de un cuerpo de agua y recompensa la paciencia. Todas estas son cosas buenas. Mejor aún, busque un sobrino o nieto y enséñele a pescar. Incluso si no atrapan (y liberan) nada, ambos crearán un recuerdo valioso para toda la vida. Con un poco de suerte, atrapará una perca que se convertirá en pez espada después de contar varias veces la historia en eventos familiares.

  9. Mire hacia el cielo.
    Miles de personas que observan las aves como pasatiempos saben algo: Hay una emoción especial cuando puedes reconocer a un ave con solo verla o por su sonido. Lo más probable es que su sucursal local de Audubon ofrezca caminatas gratuitas de observación de aves que están abiertas al público. O bien, recurra a Internet para obtener recursos gratuitos que la ayudarán a identificar las aves en su área. De cualquier manera, la observación de aves le da la excusa perfecta para relajarse en la naturaleza, con su cabeza en las nubes. Esa es una forma estupenda de hacer frente al estrés.

  10. Duerma bajo las estrellas.
    Se está poniendo muy serio. ¿Por qué no desconecta por completo durante un par de días y convierte la naturaleza en su hogar? Una acampada lo ayudará más que una excursión de un solo día. O, si no le van las acampadas agrestes, pruebe un camping de lujo, donde podrá disfrutar de algunas de las comodidades que más le gustan, pero seguirá apartada de todo. Si toma su teléfono, úselo para esa genial aplicación para mirar las estrellas (o emergencias, por supuesto), pero no para revisar las redes sociales las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Olvídese del miedo de estar perdiéndose algo y pruebe en su lugar la alegría de perderse algo. #JOMO!

Es genial salir de casa y realizar actividades al aire libre, pero asegúrese también de relajarse.

  • Empiece poco a poco programando tiempo con un amigo para probar una de las tres primeras ideas. (¡Son muy sencillas!)
  • Luego, a medida que el aire libre se vuelva más importante en su vida, planifique viajes a destinos más lejanos con sus compañeros, por ejemplo, un picnic o incluso una acampada.

Es tiempo de dejar de leer y respirar profundamente y con calma en la naturaleza para mantenerse saludable para siempre.